Thich Quang Duc, el bonzo que se quemó “a lo bonzo” para protestar contra el fascismo

Hace un par de meses, un ciudadano rumano se prendió fuego en protesta por su lamentable situación económica y por la imposibilidad de volver a su país. El vídeo de su inmolación recorrió todos los medios. Murió a los quince días.

Los medios hablan de “quemarse a lo bonzo”. Pero de donde viene esta expresión? La historia se remonta a la década de los 60.

Thich Quang Duc, un monje budista vietnamita de la orden de los bonzos, conducía su coche por uno de los cruces mas concurridos de la ciudad. Corrían malos tiempos para su religión. Por aquel entonces, el gobierno de Ngo Dinh Diem, católico extremista y con clara tendencia fascista, ejercía una opresión brutal sobre todo el que ejerciera el budismo. Su religión estaba prohibida, y los arrestos e incluso asesinatos de monjes estaban a la orden del día… era hora de hacer un acto que llamara la atención del mundo.

Thich Quang Duc, bajo de su coche, un Austin de color azul, junto a otros dos monjes. Tomo la tradicional posición del loto en medio del cruce y ayudado por sus compañeros budistas se roció por completo de un líquido inflamable. Semanas antes había enviado cartas a las autoridades budistas y al gobierno de Diem, explicando su acción y exigiendo el fin de la opresión a su cultura.

Encendió una cerilla y las llamas le envolvieron. La gente gritaba y lloraba, atónita ante semejante acto… pero el, en un pavoroso contraste con la gente de su alrededor, no movió un musculo, no emitió un sonido, no hizo ni un solo gesto mas que el de calcinarse y morir.

David Halberstam, un reportero del New York Times que cubría la guerra en Vietnam y que echó la foto anterior (una de las fotos más famosas del mundo), escribió sobre este suceso:

Estaba viendo de nuevo la señal, pero una vez fue suficiente. Las llamas estaban surgiendo de un ser humano; su cuerpo fue marchitándose lentamente, su cabeza se ennegrecía. En el aire había un olor a carne humana quemada; el hombre se quemó sorpresivamente rápido. Detrás de mí pude escuchar el sollozo de los vietnamitas que estaban ahora en la entrada. Estaba demasiado sorprendido para llorar, demasiado confundido para tomar notas o hacer preguntas, además desconcertado para inclusive pensar… Mientras se quemaba él nunca movió un músculo, nunca pronunció un sonido, su calma exterior en agudo contraste con la gente que se lamentaba alrededor de él.

Otros monjes de su misma orden, los bonzo, imitaron su ejemplo, y 4 meses después de aquello, el gobierno de Diem cayó…

Tras la tradicional incineración budista del cuerpo de Thich Quang Duc, comprobaron que el corazón del monje no se quemó, y es considerado desde entonces un santo. Su corazón, unos de los objetos mas preciados de Vietnam, se conserva en elBanco de Reserva de Vietnam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: