La Herencia de Valdemar hace esperar la segunda parte

Buenas.

Hoy he visto en el cine “La Herencia de Valdemar”. Una película española que, en realidad, no deja nada de desear pero que a la vez te encuentras con un inesperado final en el que dejan el resto de la historia para la segunda parte.
La película (o por lo menos, la primera parte) se desarrolla en su mayoría a finales del siglo XIX. El lugar es la mansión de Valdemar, una tenebrosa mansión donde viven Lázaro, un exitoso, pero a la vez perseguido fotógrafo e ilusionista y su mujer, acompañados de su fiel servicio de asistentes y un mayordomo amigo íntimo de la familia y ocho o nueve huérfanos, debido a que la esposa de Lázaro es dueña de un orfanato. Esta mujer tiene una rara enfermedad que provoca una gran posiblidad de abortar en caso de que se quede embarazada, es por esto por lo que la familia sueña con reunir un día el dinero suficiente para adoptar uno de sus huérfanos.
.
Poco a poco la familia se gana la vida, para ellos y para sus huérfanos, haciendo trucos falsos de magia e ilusión (el típico de la mesa que se levanta, etc), y a la vez, vendiendo fotografías de estos. Un día, un periodista se cruza en su camino y descubre la verdad. Después de que la familia no quiera aceptar los chantajes de este miserable encierran a Lázaro en la cárcel. Es entonces cuando recibe la visita de un abogado inglés, el cual no ha sido contratado. Este mediante una serie de artimañas consigue sacar en dos meses a Lázaro de la cárcel, lo que Lázaro no sabía era que este mismo abogado era una de las personas más peligrosas del mundo (según su apodo) y realizaba todo tipo de magias negras. Una noche, aprovechando el eclipse lunar, quedan en su casa para realizar un ritual… la cosa se complica y aparece del suelo un espíritu para fastidiar las cosas.
.
Toda esta historia es contada por la presidenta de la asociación Valdemar a un detective privado contratado por el jefe de una importante inmobiliaria para encontrar a una tasadora desaparecida poco después de que visitara (190 años después, claro) la vieja mansión Valdemar, también desapareció poco antes otro tasador de la misma compañía mientras tasaba esa misma mansión.
El gerente de la inmobiliaria y su secretaria son enviados a un hotel cercano a la mansión, simplemente para hacer que la madre de la tasadora desaparecida se relaje un poco.
.
Al rato se corta la película y te aparece una especie de “en el próximo capítulo”… ya era raro que en una película de cine español te dieran un final razonable.
Espero que dentro de poco aparezca la segunda parte, ya os comentaré.
Si alguien quiere verla, es de las pocas películas que después de postearla recomiendo, pero no está nada mal.
Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: